Una “Lesión muscular” es una anomalía causada por un exceso de esfuerzo o golpe externo. La afección más común es la inflamación muscular de efecto retardado que sucede  cuando haces mucho trabajo físico o deporte y al otro dia sientes que te duele todo de forma excesiva, esto se conoce como dolor muscular tardío (DOMS).
Otras afecciones más complejas son las contracturas; que suceden por sobrecarga en un músculo determinado; los desgarros, parcial o total de las fibras musculares y calambres, que son contracciones involuntarias, intensas y dolorosas de varios grupos de fibras musculares.
Como compensación al trabajo continuo de contracción, que ocurre en el músculo cuando realizamos  trabajos físicos de fuerza, velocidad y resistencia, durante el entrenamiento nos vamos a centrar en trabajar la flexibilidad, para mantener la longitud natural del músculo al momento de contraer y relajar.

Le decimos flexibilidad a la capacidad física de desplazar una o varias articulaciones a través de un movimiento amplio, completo, sin restricciones ni dolor, donde piel, músculos, tendones, ligamentos, estructuras óseas, tejido adiposo y conectivo asociado hacen su trabajo en conjunto.  El entrenamiento de la flexibilidad ha sido promovida durante años para disminuir el riesgo de lesiones, aliviar el dolor después del ejercicio y mejorar el rendimiento deportivo.
Las técnicas de elongación realizan distintas aplicaciones y efectos sobre nuestro sistema neuromuscular. En una sesión de entrenamiento los principales efectos se manifiestan en el aumento del rango articular, la disminución de la viscoelasticidad del tejido muscular y la disminución de la fuerza máxima que es capaz de desarrollar el músculo que ha sido sometido a elongación.
Al comenzar con tu práctica deportiva te recomendamos realizar un buen calentamiento con movimientos articulares  que estén asociados a los movimientos que realizas en la actividad física y posteriormente estirar los grupos musculares que más se utilizaran durante el ejercicio físico, estos estiramientos deberían ser dinámicos movimientos de gran amplitud articular y de poca duración,  procurar que sean movimientos  respetando los límites de tu rango articular.
Después de cada actividad, te recomendamos realizar estiramientos pasivos con movimientos de menor intensidad y mayor duración, para ayudar a eliminar los desechos metabólicos producidos por el ejercicio físico como por ejemplo el famoso Lactato o también llamado como Ácido Láctico. Esto estiramientos son los más conocidos.

Te recomendamos evitar el alcohol y tabaco,  consumir muchos alimentos ricos en vitamina B, como huevos, carnes rojas y blancas, legumbres y frutos secos. También te recomendamos aplicar masajes suaves y calor húmedo en zonas donde hay tendencia a sufrir una afección muscular, cuello, cuadriceps, pantorrillas, incorporar a tus hábitos diarios un programa de flexibilidad, mantener  una buena nutrición e hidratación y evitar hábitos tóxicos“

Call Now Button
Share This